Es tiempo de membrillo

El membrillo es una fruta parecida a una pera, con un interior de color rojo anaranjado.

A partir de septiembre, se empieza a encontrar en tiendas, tanto en fruta como en conserva, la opción más típica por ser un dulce de toda la vida, dado que el sabor de la fruta puede llegar a ser muy ácido, lo que hace que generalmente no se consuma el membrillo crudo.
Cuando lo tomamos en conserva o “dulce de membrillo”, nos aporta un sabor muy característico, ya que nos da destellos de cítricos, sobre todo de naranja, manzana y algunas notas de miel.

Este dulce o mermelada se puede utilizar en infinidad de platos, ya que su sabor le dota de gran versatilidad. Combina bien con platos como chuletas de cerdo con miel o pechugas de pato asadas, aportándole el toque dulce al plato. Y, cómo no, también es un ingrediente muy utilizado en repostería, haciendo uso del mismo en la elaboración de pasteles, postres y todo tipo de dulces.
Aunque también puede comerse sola o untada en una rebanada de pan, ¡simple y delicioso!

El membrillo tiene muchos beneficios nutricionales, entre ellos su alto contenido en fibra, que ayuda a equilibrar los niveles de colesterol, y la vitamina C, que ayuda a fortalecer las células sanas de la piel.
Esta fruta, ya se utilizaba en la antigua Persia y Grecia para facilitar la digestión, y en España para aliviar el dolor de garganta.
También se cree que tienen propiedades antiinflamatorias que reducen los síntomas del asma y la artritis.

El membrillo es también un antiguo símbolo de amor y fidelidad. La mermelada de membrillo se utilizaba originalmente como cura para la infertilidad porque contiene unos compuestos químicos llamados fitoestrógenos que ayudan a regular el ciclo menstrual. ¿Qué curioso, verdad?

Según Revistasentir.com, estas son algunas de las propiedades y beneficios del membrillo:

– El membrillo va bien en casos de diarrea, tránsito intestinal rápido y gastritis por el efecto astringente y antiinflamatorio que tiene, una recomendación muy cierta. Pero hay que saber también que si se hace un consumo habitual y combinado con un buen aporte de líquido no acentuará el estreñimiento, sino que puede llegar a normalizar el tránsito intestinal.
– Es una fruta que contiene mucha pectina y mucílagos, fibra soluble que compite en la absorción de grasa a nivel digestivo y ayuda a calmar la mucosa intestinal en casos de inflamación.
– Otra de las propiedades del membrillo es que contiene grandes cantidades de potasio.

Una vez hemos conocido más a fondo esta fruta, y sus propiedades, os dejo con una receta de rechupete con el delicioso dulce de membrillo:

Tarta de queso con dulce de membrillo y pomelo

Ingredientes para ocho personas:

  • 400 g de queso crema
  • 150 g de yogur griego
  • 2 huevos
  • 50 g de maizena
  • 5 ml de esencia de vainilla
  • una pizca de sal,
  • 1 pomelo rojo
  • 200 g de dulce de membrillo
  • 40 ml de agua (aprox.)
  • 60 g de azúcar.

Elaboración:
Pre calentar el horno a 180ºC y engrasar un molde de 20 cm de diámetro, preferiblemente con el fondo desmontable. Disponer el azúcar en un recipiente y rallar encima la piel del pomelo, previamente bien lavado. Estrujar con los dedos para que se liberen los aromas.
Añadir los huevos y batir con varillas a velocidad baja hasta que el azúcar se disuelva casi del todo. Incorporar el queso de untar, el yogur griego (escurriendo el suero), la vainilla y la sal. Batir todo hasta formar una crema homogénea.
Tamizar encima la maizena y batir suavemente hasta incorporarla. Verter en el molde preparado, dándole unos golpecitos para igualar la superficie y que salgan las burbujas más grandes. Hornear sobre una rejilla durante unos 30 minutos, bajando la temperatura a 170ºC pasados los primeros 10 minutos. Girar a mitad de cocción para que se dore por igual.
Esperar un poco fuera del horno antes de desmoldar y dejar enfriar por completo. Mientras tanto, preparar la cobertura de membrillo. Trocear el dulce y colocarlo en un cazo con 2 cucharadas de zumo de pomelo. Calentar y cocer suavemente, machacando con una cuchara, hasta tener una crema espesa. Añadir un poco de agua si fuera necesario.
Esperar a que se enfríe un poco y verter encima de la tarta, distribuyendo bien toda la crema de membrillo. Guardar en la nevera hasta el momento de consumir.
*Fuente: https://www.directoalpaladar.com/postres/tarta-de-queso-con-dulce-de-membrillo-y-pomelo-receta-de-postre

Tanto si la consumimos en algún plato o receta, como si la disfrutamos con pan, no se puede negar que el dulce de membrillo es delicioso. 

Descubre este producto afrutado, ya disponible en nuestra web

¡Añade a tus platos el toque de dulzura y sabor tan típico del otoño!